Llegan las vacaciones y a menudo los niños terminan aburridos, sin tener nada que hacer más que jugar videojuegos y ver la tele. Es la época más difícil para que los padres de familia encuentren actividades productivas para sus hijos.

Diferentes investigaciones muestran que los niños obtienen calificaciones más bajas en exámenes realizados al final de las vacaciones que las que obtuvieron al inicio del periodo escolar. Hay un retroceso académico de poco más de dos meses durante las vacaciones de verano.

Es muy importante que los padres de familia tomen las medidas necesarias para que sus hijos no pierdan el terreno ya ganado con tanto esfuerzo. Los profesores de IQ y sus programas de enseñanza personalizados  se encargarán de que en estas vacaciones las fortalezas académicas de tu hijo se superen aún más y que sus deficiencias desaparezcan  reconstruyendo su autoestima, poniéndolo al día con las clases atrasadas y preparándolo para los exámenes de admisión si es su último año del ciclo escolar, siempre de acuerdo al plan de estudios de su escuela. Todo esto en la comodidad de tu hogar y en el horario que más te convenga.

Cuando llegue el primer reporte de calificaciones al regresar a clases, verás que valió la pena.

 

Los profesores de IQ son:

Apasionados por la Educación
Asignados de acuerdo a la personalidad académica del alumno.
Seleccionados por su experiencia y dominio de cada materia